Spam

El libro de poemas y textos producidos por gugleos de Charly Gradin, (spam),  se presenta el viernes en La Usina, Bulnes 326.

Pero antes, el jueves 13 en el mismo lugar, a las 20.30 exactamente:

Armada, Cucurto y Alemian leen y presentan Ahab, El hombre polar regresa a Stuttgart y Poemas pobres, publicados por Vox.

Nos quedamos a dormir ahí y entonces, al día siguiente…

Charly Gradin Stanton

Después, sigue el sábado y domingo en Puán:

FLIAEn el medio, una escapada desde Caballito hasta San Isidro el sábado 14  a las 17 a escuchar la mesa (se puede escuchar una mesa?) redonda sobre revistas digitales en Villa Ocampo (Elortondo 1837) y luego el domingo entre 16 y 17, en el mismo lugar, la mesa sobre hermanos en la literatura argentina a cargo de Malena Rey, Sebastián Hernáiz, Juan Mendoza, Mariano López Seoane y la conversación entre Ariel Idez y Luciano Lutereau de Pánico el pánico.

Y por último, el lunes, para bajar la resaca: ta-ra-rá-ta-ra-rá! la apoteosis del spam en agenda:



De la conquista del pan al software libre

Entre Kropotkin y Stallman, un rastro de carmín delineado por Juan J. Mendoza dentro de su lectura “Variaciones sobre el canon digital”, el 31 de agosto en la cátedra Tao en Periodismo de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA):  el sistema de autoedición imaginado por el geógrafo anarquista ruso en su libro La conquista del pan anticipa “las primeras sinopias de plataformas de edición tipo blogger, wordpress o tumblr”, del mismo modo que la propuesta de Kropotkin de un trabajo científico cooperativo para redactar la Enciclopedia Británica sería “un esmerado antepasado de la Wikipedia” tal como de “la literatura del software libre y de ensayos como el GNU Manifiesto de Richard Stallman”. Se lee completo por acá.

Perlongher in Texas

tapa barroco de trinchera

Escribe Joseph M. Pierce:

No puedo negar que me sentí un intruso al abrir la tapa de Un barroco de trinchera, texto publicado por el editorial Mansalva que reúne la correspondencia del poeta-sociólogo-activista Néstor Perlongher a su amigo Osvaldo Baigorria entre 1978 y 1986. Leer los pensamientos íntimos, sentir las debilidades, los fracasos, la depresión…es como violar la intimidad de alguien. Baigorria comparte esta problemática en su prólogo a las cartas, “problemas de pertinencia y pertenencia: ¿puedo decir que son mías? ¿Y hacer con ellas lo que quiero? ¿Qué diría el remitente vivo acerca de la idea de publicarlas? ¿Hubiese querido o imaginado que salieran de la intimidad para entrar en la esfera pública? ¿Las hubiera escrito entonces de otra forma…?” (11). Respuestas no tenemos.

Lo cierto es que la lengua neobarrosa de Perlongher brota en varios momentos alentada por la distancia y la aparente fascinación por la “comuna hippie” (en la Columbia Británica, Canadá), en la que residía Baigorria por aquellos años. Leer más “Perlongher in Texas”