Los libros de Tamar

Conocí a Tamara Kamenszain a principios de los 70 en la redacción de la revista 2001, en la que colaborábamos (junto a Miguel Grinberg, Tomás Eloy Martínez, etc. etc.). Tamara o Tamar escribió en agosto de 1983 la primera nota sobre la revista Literal que estaban por lanzar Osvaldo Lamborghini, Germán García, Luis Guzmán y Ricardo Zelarrayán, aunque sin firmarla ni con sus iniciales T.K., como truco o burla anónima contra la ilusión apropiadora de las firmas, mientras yo -menos vanguardista pero con alguna audacia- firmaba en ese mismo número dos notas sobre el divorcio y la participación del FLH en las movilizaciones populares de aquel año en Ezeiza y Plaza de Mayo. Después la perdí de vista en mi peregrinación hacia el norte del continente, en medio de la diáspora argentina de tiempos de dictadura.

Leer más “Los libros de Tamar”

Un salto fuera de sí

Este es el resultado de un trabajo conjunto sobre el curso que dictó Perlongher en 1991, cuando expuso su deriva desde las políticas de liberación sexual hacia experiencias de carácter comunitario y de pulsión barroca con la ayahuasca en el Amazonas, un desplazamiento que -sin rupturas ni reemplazos- amplificó la dimensión de sus economías eróticas, según escribe Nicolás Cuello en su reseña del libro de Ediciones Urania. La reseña, titulada “Conciencias fuera de sí. Hacia una imaginación política extática en Néstor Perlongher” en la revista Etcétera (Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba), puede leerse y descargarse desde aquí.

Dar Batalla

La última cena de Georges Bataille tuvo lugar en la noche del 7 de julio de 1962. Sus amigos lo vieron cansado; después de comer se retiró a dormir y durante su sueño entró en coma. Lo llevaron al hospital al día siguiente; falleció el 9. Había sido diagnosticado con arteriosclerosis cerebral, entre otras enfermedades, pero se las arregló para seguir produciendo hasta dar el último aliento: marcado por su apellido, Bataille (“batalla”) escribió, literalmente, hasta caerse muerto.

Leer más “Dar Batalla”

Una biografía improbable

“¿Cómo escribir una bio después de Strafacce? se titula una de las entradas del blog de Osvaldo Baigorria, Paseo Esquizo, en línea desde el 2012”. Así comienza Nieves Battistoni su artículo “Sobre Sánchez: la biografía improbable de Osvaldo Baigorria”, publicado en La Palabra, revista de la Maestría en Literatura de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. Sigue así: “En esa red, el hombre que supo de despojos, que aprendió la lección del desapego, recopila –―mete en la bolsa, como un vagabundo, pero también, ordena y exhibe como un coleccionista–, toda la bibliografía que encuentra referida a su biografía sobre el escritor vagamundo Néstor Sánchez, es decir, tal como él la define, al relato de una biografía fallida y de una investigación incompleta”. Puede leerse entero desde acá:

Dialéctica de la travesía

Lecturas y relecturas que hice en preparación para este panel y que por limitaciones de tiempo no pude desarrollar por completo:

En principio, travesía me remite al término que aparece en el Facundo para designar a esa región que mediaba entre las ciudades de San Juan y San Luis, ese “dilatado desierto que por su falta completa de agua recibe el nombre de travesía”. Sarmiento sugiere que la falta de agua es lo que daba a esa región el nombre de travesía. ¿Por qué se llama travesía a un lugar donde falta el agua? Justamente porque con esa falta no puede ser un lugar de hábitat humano: si no hay agua no hay vegetación, o al menos no mucha vegetación, y su destino es ser atravesado, pasado a través, cruzado para ir de un punto a otro. ¿Qué habitante podría vivir y crecer en semejante lugar?

Leer más “Dialéctica de la travesía”

Llévatela a Nave Jungla

La primera edición de Llévatela, amigo, por el bien de los tres fue presentada el viernes 7 de abril de 1989 a las 23 en la discoteca Nave Jungla. La hora, el lugar eran atípicos para la presentación de un libro y los presentadores también.  Sergio Aisenstein, fundador del Café Einstein entre 1982-84, había inaugurado hacía pocos meses la nueva disco en una casa refaccionada de Nicaragua 4346, a veinte metros de Scalabrini Ortiz: paredes y luces rojas, insectos de metal, un enano a la entrada, otro físicoculturista y de pelo rubio larguísimo haciendo un strip-tease en la pista de baile, un amaestrador de serpientes exhibiendo su boa, alguien echando fuego con kerosén por la boca, una larga barra de metal oscuro con aletas de tiburón, música hasta las ocho de la mañana -de los Doors a los Psychedelic Furs, The Cult, Iggy Pop y los Stones- con actos en vivo de algún cantante de ópera o de flamenco, visitas de celebridades under como Batato Barea, Alejandro Urdapilleta, las Gambas al Ajillo o la Organización Negra: una estética de psicodelia heavy metal en cruza con punks aggiornados a la noche porteña de peinados nuevos, minis infartantes, borceguíes cambiados por zapatillas de baile in situ. Eso en mi recuerdo fue–con viento a favor- Nave Jungla.  Y con viento en contra, mi memoria imprecisa evoca cierta proyección de diapositivas con imágenes de cuerpos en bondage y corridas de toros como inicio de la presentación, a cargo de un actor llamado Sabuki, junto a tres actrices que interpretaron algunos diálogos y escenas de Llévatela… Luego Aisenstein metió música a todo volumen y la firma y venta de ejemplares se hizo en medio del baile, al que fueron llegando los habitués a partir de la medianoche, esa noche tan alejada del centro del campo literario local como la misma novela.

Leer más “Llévatela a Nave Jungla”

Llegó carta de Perlongher

Una de las primeras cartas que mandó Néstor Perlongher en 1977 desde La Tablada, Buenos Aires, a la comunidad rural de Argenta, Canadá, donde vivíamos las destinatarias, fue leída en parte durante la jornada Navidad Barrosa de diciembre de 2020, Museo del Libro y de la Lengua, en la que participé por invitación de María Moreno. Algunos fragmentos pueden escucharse en este video interferido por el viento de aquella noche inesperadamente fría de diciembre en la placita Boris Spivakow o Plaza de la Lengua. La carta, en su totalidad, a continuación:

Le Tableau, Parti du la Massacre, Pascua de Resurrección [i]

Querida Concha de los Milagros

Leer más “Llegó carta de Perlongher”

Cárcel perfecta

Qué año de mierda. Vivir en la ciudad- vivir en la pandemia. Amontonados y aislados. Cárcel perfecta, gracias a internet. Panóptico total. Como en casas con paredes de vidrio, vigilados por policías-médicos buenos, y también de los malos. Las ratas son humanos que contagian enfermedades mortales. Las ratas son murciélagos humanos que infectan los cielorrasos, los rascacielos, los cielos surcados por aviones que transportan virus y los desparraman por los aeropuertos. De allí pasan a las calles, las casas, los edificios, las cloacas. Bajan de las clases más altas hacia el subsuelo. Enferman a los más vulnerables. Atacan al débil. Que me perdonen las ratas verdaderas, los roedores que uso como metáfora de relación animal-humana: las ratas que aquí menciono son la plaga que exprime, azota y explota el planeta. Son también los Bolsonaro, los Trump que ofenden nuestra inteligencia. Son también quienes los votaron o quienes permitieron que la plaga nos gobierne. Son y también somos quienes no supimos cómo vivir en un mundo mejor: un mundo sin la ciudad viral: sin la pandemia.

Marzo de 2020 – Año de la Rata

Leer más “Cárcel perfecta”

Matar o no matar: esa es la cuestión

La portada del libro No matar. Sobre la responsabilidad, de Oscar Del Barco y otros, publicado en 2007 por la Universidad Nacional de Córdoba y Ediciones del Cíclope, retorna a la memoria en estos días en que árabes y judíos se masacran mutua y sistemáticamente. Aunque el libro habla de otra cosa -una carta que envió Del Barco a la revista cordobesa La intemperie cuando esta publicó extractos de una entrevista a Hector Jouvé y la polémica que desató en torno al homicidio, la lucha armada, el apoyo a las guerrillas y la responsabilidad de “no matar porque cada humano es sagrado y cada humano es toda la humanidad”- sin embargo también habla de esta otra cosa que vuelve y una otra vez: la guerra. Aquí el comentario completo que escribí para la revista Ñ en diciembre de 2007: Matar o no matar, esa es la cuestión

Leer más “Matar o no matar: esa es la cuestión”