Llévatela a Nave Jungla

La primera edición de Llévatela, amigo, por el bien de los tres fue presentada el viernes 7 de abril de 1989 a las 23 en la discoteca Nave Jungla. La hora, el lugar eran atípicos para la presentación de un libro y los presentadores también.  Sergio Aisenstein, fundador del Café Einstein entre 1982-84, había inaugurado hacía pocos meses la nueva disco en una casa refaccionada de Nicaragua 4346, a veinte metros de Scalabrini Ortiz: paredes y luces rojas, insectos de metal, un enano a la entrada, otro físicoculturista y de pelo rubio larguísimo haciendo un strip-tease en la pista de baile, un amaestrador de serpientes exhibiendo su boa, alguien echando fuego con kerosén por la boca, una larga barra de metal oscuro con aletas de tiburón, música hasta las ocho de la mañana -de los Doors a los Psychedelic Furs, The Cult, Iggy Pop y los Stones- con actos en vivo de algún cantante de ópera o de flamenco, visitas de celebridades under como Batato Barea, Alejandro Urdapilleta, las Gambas al Ajillo o la Organización Negra: una estética de psicodelia heavy metal en cruza con punks aggiornados a la noche porteña de peinados nuevos, minis infartantes, borceguíes cambiados por zapatillas de baile in situ. Eso en mi recuerdo fue–con viento a favor- Nave Jungla.  Y con viento en contra, mi memoria imprecisa evoca cierta proyección de diapositivas con imágenes de cuerpos en bondage y corridas de toros como inicio de la presentación, a cargo de un actor llamado Sabuki, junto a tres actrices que interpretaron algunos diálogos y escenas de Llévatela… Luego Aisenstein metió música a todo volumen y la firma y venta de ejemplares se hizo en medio del baile, al que fueron llegando los habitués a partir de la medianoche, esa noche tan alejada del centro del campo literario local como la misma novela.

Leer más “Llévatela a Nave Jungla”

Llegó carta de Perlongher

Una de las primeras cartas que mandó Néstor Perlongher en 1977 desde La Tablada, Buenos Aires, a la comunidad rural de Argenta, Canadá, donde vivíamos las destinatarias, fue leída en parte durante la jornada Navidad Barrosa de diciembre de 2020, Museo del Libro y de la Lengua, en la que participé por invitación de María Moreno. Algunos fragmentos pueden escucharse en este video interferido por el viento de aquella noche inesperadamente fría de diciembre en la placita Boris Spivakow o Plaza de la Lengua. La carta, en su totalidad, a continuación:

Le Tableau, Parti du la Massacre, Pascua de Resurrección [i]

Querida Concha de los Milagros

Leer más “Llegó carta de Perlongher”

Cárcel perfecta

Qué año de mierda. Vivir en la ciudad- vivir en la pandemia. Amontonados y aislados. Cárcel perfecta, gracias a internet. Panóptico total. Como en casas con paredes de vidrio, vigilados por policías-médicos buenos, y también de los malos. Las ratas son humanos que contagian enfermedades mortales. Las ratas son murciélagos humanos que infectan los cielorrasos, los rascacielos, los cielos surcados por aviones que transportan virus y los desparraman por los aeropuertos. De allí pasan a las calles, las casas, los edificios, las cloacas. Bajan de las clases más altas hacia el subsuelo. Enferman a los más vulnerables. Atacan al débil. Que me perdonen las ratas verdaderas, los roedores que uso como metáfora de relación animal-humana: las ratas que aquí menciono son la plaga que exprime, azota y explota el planeta. Son también los Bolsonaro, los Trump que ofenden nuestra inteligencia. Son también quienes los votaron o quienes permitieron que la plaga nos gobierne. Son y también somos quienes no supimos cómo vivir en un mundo mejor: un mundo sin la ciudad viral: sin la pandemia.

Marzo de 2020 – Año de la Rata

Leer más “Cárcel perfecta”

Matar o no matar: esa es la cuestión

La portada del libro No matar. Sobre la responsabilidad, de Oscar Del Barco y otros, publicado en 2007 por la Universidad Nacional de Córdoba y Ediciones del Cíclope, retorna a la memoria en estos días en que árabes y judíos se masacran mutua y sistemáticamente. Aunque el libro habla de otra cosa -una carta que envió Del Barco a la revista cordobesa La intemperie cuando esta publicó extractos de una entrevista a Hector Jouvé y la polémica que desató en torno al homicidio, la lucha armada, el apoyo a las guerrillas y la responsabilidad de “no matar porque cada humano es sagrado y cada humano es toda la humanidad”- sin embargo también habla de esta otra cosa que vuelve y una otra vez: la guerra. Aquí el comentario completo que escribí para la revista Ñ en diciembre de 2007: Matar o no matar, esa es la cuestión

Leer más “Matar o no matar: esa es la cuestión”

Amor, Estado y contracultura

Franco Torchia me entrevista en el programa de radio No se puede vivir del amor y de pronto me hace la pregunta del millón: “qué queda fuera de la mercantilización hoy” cuando parece que todas las rebeldías y contraculturas de otros tiempos fueron cooptadas como moda y mercadeo. Me vino a la mente lo siguiente: “Hay gente que sale en forma voluntaria a hacer recorridas por la ciudad a llevar café o sopa a personas en situación de calle y a escuchar sus historias y tomar nota de sus reclamos y lo hacen porque quieren, sin ganar nada realmente. El planeta hoy está en peligro, la humanidad está en peligro y hay gente que sufre muchísimo. Esa salida a ayudar sin un partido político detrás, sin el Estado atrás, está definitivamente fuera de la mercantilización”.

En cuanto al amor, le dije que me interesó el amor libre en su acepción más tradicional, cuando los anarquistas hablaban de amar a varias personas al mismo tiempo, desde una noción de camaradería y compañerismo afectivo, y no de la posibilidad de tener múltiples relaciones sexuales sin ningún costo. Y que habría que ver qué se quiere decir hoy por poliamor cuando se habla de poliamor.

Se escucha por acá.

Porque somos instantes

“¿Quiénes somos? ¿Somos un vestigio de lo que fueron antes de nosotros?” se pregunta Gimena Pacheco en El diletante, revista de reseñas y ensayos literarios originada en Necochea, Buenos Aires. Continúa así: “Estos interrogantes son las vigas internas que sostienen la trama de Correrías de un infiel. La novela de Osvaldo Baigorria es una potente invitación a cuestionar(se) la identidad en tanto constructo social y culturalmente homogéneo, hermético y estable. Situada al sur de la provincia de Buenos Aires, el autor despliega en territorios de presencia ranquel, el intrincado camino de un hombre que intenta, juega a y busca saber quién es y quiénes fueron aquellos que fueron previo a él pero que, quizás, sigan siendo en él. Articulando crónicas históricas con relato literario, Osvaldo Baigorria logra una interesante fusión en la cual, intencionalmente, parecieran mezclarse verdad histórica y ficción. Quizás como metonimia sagaz de la construcción identitaria: ¿dónde termina la historia y dónde empieza la invención en nuestras identidades?

Leer más “Porque somos instantes”

The Osvaldo Baigorria Experience

La nota en la Rolling Stone de marzo 2021 que escribió Nicolás García Recoaro empieza así:

Sobre la mesa hay un sobre de papel madera. Osvaldo Baigorria saca un pilón de curtidas fotografías de su interior. El escritor explica que si tiene que hablar de sus viajes, fugas, vagabundeos, es mejor hacerlo con las imágenes a mano. En el living de su departamento en Palermo, dedica varios segundos a contemplarlas en silencio. Fueron capturadas por las lentes de una Leica IIIC y una Pentax K hace décadas. En ellas aparece un muchacho de porra afro-latina, a mitad de camino entre Hendrix y Santana, retratado en mil y un paisajes. Nevadas de metro y medio, frondosos bosques de vida comunitaria, urbes californianas, caminatas alucinógenas por territorios americanos. Postales de una vida on the road.

Leer más “The Osvaldo Baigorria Experience”