El rastreador oculto

Una mini crónica de Matías Capelli en Los Inrockuptibles da cuenta del día en que fue descubierta la presencia de Jorge Álvarez en la terraza de la editorial Mardulce (gracias a un señalamiento de Juan José Mendoza), en uno de los primeros pasos que se fueron dando hasta llegar a la muestra-homenaje que en estos días de abril finaliza en la Biblioteca Nacional. Capelli llama apropiadamente «El cazador oculto» (de talentos, se supone) a Jorge Álvarez pero ignora que ese «alguien del público» que llamó la atención sobre la presencia de Álvarez es quien escribe este mismo post. Con un poquito más de investigación, la historia hubiera salido redonda y, quizá, con menos frío (como en Alaska). El texto de Capelli puede leerse con un click acá. La otra crónica, en primera persona del rastreador oculto, se lee por aquí.

Pop, beat, rock y narrativas de los 60

Revisitando los Sixties el jueves 22 de abril en la Biblioteca Nacional:

16 hs. | Cine, rock, juventud y contracultura
Marcelo Schapces, Aníbal Esmoris, Pipo Lernoud y Osvaldo Baigorria
Coordina: Carlos Gradin

18 hs. | Las memorias de Jorge Álvarez
Entrevista en vivo con el productor y editor Jorge Álvarez, por Ezequiel Grimson y Guillermo David

19:30 hs. | La nueva narrativa argentina de los años 60. El factor Álvarez
Germán García y Jorge Lafforgue
Coordina: Ariel Idez

Viernes 23 de marzo

16:30 hs. | De lo pop a lo beat. Encrucijadas de los 60
Oscar Steimberg y Miguel Grinberg
Coordina: Diego Cousido

18 hs. | La librería de la calle Talcahuano 485
Rogelio García Lupo, Ronald Shakespear y Horacio González
Coordina: Malena Rey

19.30 hs. | El legado de Jorge Álvarez
María Pia López, Guillermo David y Juan José Mendoza

Donación a la Biblioteca Nacional de fotografías de los 60: Colección Ronald Shakespear.

Muestra «Pidamos peras a Jorge Álvarez», curada por Guillermo David, del 15 de marzo al 30 de abril, sala Juan L. Ortiz, Biblioteca Nacional, Agüero 2502, CABA.

La noche que descubrí a Jorge Álvarez en la terraza de Mardulce

Una mesa redonda sobre edición independiente el miércoles 23 de noviembre a la noche: Josefina Ludmer, Leonora Djament, Miguel Balaguer y Ecequiel Leder Kremer, todo coordinado por Damián Tabarovsky, bebidas, palitos y ganas de servirme otro vaso que me llevaron a destapar un vino con tanta torpeza que terminé tirando una botella de cerveza con el codo, un estrépito que interrumpe por un momento la charla pública y me conduce a refugiarme avergonzado en una esquina de esa terraza donde Juan José Mendoza señala a Jorge Álvarez en un rincón en las sombras. Me pareció un despropósito mayor que esta presencia pasara desapercibida: levanté la mano justo cuando llegaba la hora de la última pregunta y pedí el micrófono para introducir al más célebre editor y productor discográfico de vanguardia de la Argentina de los años 60 y 70. Una semana después se publicó  esta entrevista en la Ñ de Ariel Idez y Juan J. Mendoza que llama la atención sobre su retorno a Argentina y lo retrata de modo impecable como editor independiente. Una nota muy anterior, que le hice en Madrid a principios de los 90 para la revista La Caja, y cuyos párrafos principales se reproducen a continuación, se centraba en su mirada sobre el campo cultural de los 60/70 en su carácter de operador pionero del rock argentino a través de los sellos Mandioca y Talent: los pedazos que faltan para completar un perfil.

Ladies and gentlemen, con ustedes… Jorge Álvarez Editor y Productor: http://www.youtube.com/user/baltasarcullen#p/u/0/6Nk3w9UQ2b8

-¿Cómo era tu relación con los primeros músicos de rock?

«Para hace honor a la verdad, los músicos de rock no son demasiado maravillosos. Son bastante inmorales».

-Está la idea o mito de que el rock de los orígenes no era tan cínico e individualista como cuando empieza a mover mucho dinero y se convierte en big business, en algún momento de los 80. ¿Cómo ves esa diferencia?

«Las diferencias entre los 60, 70 y 80 no existen. Simplemente en los 60 había algunas ilusiones que en los 70 se fueron desgastando y en los 80 se terminaron olvidando. Pero la relación esencial de los músicos con la realidad, con el sistema y entre sí mismos, fue siempre la misma. Siempre fueron de lo peor. Lo que pasa es que esto uno no lo puede decir. Sí, eran distintos, pero no esencialmente. Pensaban lo mismo que ahora, sólo que no se animaban a decirlo». Continuar leyendo «La noche que descubrí a Jorge Álvarez en la terraza de Mardulce»

Spam

El libro de poemas y textos producidos por gugleos de Charly Gradin, (spam),  se presenta el viernes en La Usina, Bulnes 326.

Pero antes, el jueves 13 en el mismo lugar, a las 20.30 exactamente:

Armada, Cucurto y Alemian leen y presentan Ahab, El hombre polar regresa a Stuttgart y Poemas pobres, publicados por Vox.

Nos quedamos a dormir ahí y entonces, al día siguiente…

Charly Gradin Stanton

Después, sigue el sábado y domingo en Puán:

FLIAEn el medio, una escapada desde Caballito hasta San Isidro el sábado 14  a las 17 a escuchar la mesa (se puede escuchar una mesa?) redonda sobre revistas digitales en Villa Ocampo (Elortondo 1837) y luego el domingo entre 16 y 17, en el mismo lugar, la mesa sobre hermanos en la literatura argentina a cargo de Malena Rey, Sebastián Hernáiz, Juan Mendoza, Mariano López Seoane y la conversación entre Ariel Idez y Luciano Lutereau de Pánico el pánico.

Y por último, el lunes, para bajar la resaca: ta-ra-rá-ta-ra-rá! la apoteosis del spam en agenda:



Esperen chicxs que con viento a favor llego en un ratito

El canon digital de Juan Mendoza

A charlotear sobre El canon digital y Escrituras past de Juan Mendoza, escuchar qué dice la muchachada sobre la edición facsimilar de Literal y pasar rápidamente a los vinos y porotos pre-electorales.  Sobre El canon digital  escribí lo siguiente: Continuar leyendo «Esperen chicxs que con viento a favor llego en un ratito»

Y esto no es un comentario of The Book of Writers of Elvio Gandolfo

El viernes pasado fui a la presentación del libro nuevo (no «un nuevo libro») de Elvio E. Gandolfo en la librería Otra lluvia. Me pasó la voz Francisco Garamona, a quien en principio le dije que no iba a ir, porque venía cansado de una jornada de trabajo isleño (básicamente limpiar barro a paladas que no dejó la otra lluvia sino el Sudeste de Siempre, a fuerza de baldes, manguera y secador sobre muelle y caminos) y creí que no soportaría la escena, literalmente. Pero en el Varela encontré a Ricardo Strafacce, quien me animó a presentarme en sociedad después de un rápido cambio de remera o sudadera, según el lado del que se mire a la prenda.

Habló Damián Ríos -dijo esto– y habló Fabián Casas -quien amagó con batir los nombres de algunos de los escritores referidos en The Book of Writers, como chiste que arruinaría la operación del libro, que plantea una adivinanza en cada relato. Fue un amague, no iba a ocurrir, la maniobra resultó festejada por las protestas del autor. Escuché, aplaudí, tomé vino, apreté la mano de Gandolfo, a quien no conocía en persona y compré un ejemplar, al que leí de un tirón el domingo. Continuar leyendo «Y esto no es un comentario of The Book of Writers of Elvio Gandolfo»

Diederichsen: speak fucking Spanish, man

Lo escuché poco antes de retirarme de esta escena: el crítico alemán Diedrich Diederichsen dio una conferencia en inglés en la tarde de ayer en Tu Rito (Santa Fe 2729) – durante una Velada Crítica de Pascua Íntima- y parece que fastidió a muchos asistentes que no entendieron un pomo. Pero bueno, que aprendan. ¿Cómo es posible que en una ciudad que presume de sofisticada como Buenos Aires, donde D.D. y su reciente libro fueron recibidos con todos los honores y alabanzas en las principales revistas y suplementos culturales (tres notas en el mismo finde, dos en el mismo diario), los fans no entiendan inglés? Éramos tan europeos, tan cultos, tan avant-garde… Una traductora ahí, prego.

El efecto Literal

Germán García, Osvaldo Lamborghini, Ricardo Zelarayán y Luis Gusmán en la foto en negativo que ilustra al libro de Ariel Idez, a presentarse en Sociales el 3 de diciembre a las 17.30, Ramos Mejía 871, aula 1, dentro de las jornadas de la carrera de Comunicación (qué paradoja). El ensayo ubica a la revista dentro del clima cultural del 73, analiza sus cinco números en tres ediciones, delinea su filiación en el campo intelectual y el canon literario, examina sus manifiestos  y caracteriza a sus enemigos (realismo y populismo). Tuve el placer de dirigir el trabajo de investigación para que se convierta en tesis de grado, y ahora tendré la satisfacción de presentarlo como libro. Espero que vengan lxs amigxs!