El Vaticano a las Malvinas

Todo el poder a Lady Di. Militarismo y anticolonialismo en la cuestión de las Malvinas, por Néstor Perlongher.

Resulta por lo menos irónico comprobar cómo la ocupación militar de las Malvinas -extendiendo a los desdichados kelpers los rigores del estado de sitio- ha permitido a una dictadura fascistizante y sanguinaria como la de Argentina agregar a sus méritos los raídos galones del antiimperialismo.

Pero esta ironía se torna cruel cuando se ve cómo en nombre de una abstracta territorialidad, que en nada ha de beneficiarlas, las castigadas masas argentinas (o al menos considerables sectores de ellas) se embarcan en la orgía nacionalista y claman por la muerte. Es casi lógico que un Estado paranoico como el argentino genere una guerra: la producción de excusas para un delirio xenofóbico que signifique un paso adelante, según la terminología de ultraderecha acuñada por la revista Cabildo, que ha venido pregonando la guerra desde hace tiempo. Paso adelante que tienda al olvido de las masacres y el saqueo, y permita mediante un ritual sacrificial, fortalecer la fuerza del Estado. Esto no es nuevo.

Pero el ansia de guerra de las masas -supremo deporte de nuestras sociedades masculinas- resulta menos fácil de entender, a no ser que se acuda a la hipótesis de un deseo de represión. Las masas desearon el fascismo, diría Reich, la naturaleza de cuyos enclaves libidinosos podría ser, en el seno de la épica militarista, la misma que lleva a un grupo cualquiera de muchachos a armar una patota.

En el plano de la retórica política, no deja de ser revelador cómo los opositores multipartidarios -que arrastran también a comunistas, montoneros y trotskistas (en particular el PST, Partido Socialista de los Trabajadores)- se han prestado a la puesta en escena de esta pantomima fatal, llamando no a desertar, sino a llevar aún más lejos una guerra que caracterizan de antiimperialista y que no discute el interés de las poblaciones afectadas, sino los afanes expansionistas de los Estados.

La claudicación de las izquierdas ante los delirios patrioteros de la dictadura es ya una constante: ellas se dejan llevar -como los personajes de Alejo Carpentier en El Siglo de las Luces– por el entusiasmo de las concentraciones de masas, sin percibir cuándo estas resultan en una legitimación del régimen -como en el Mundial de Fútbol de 1978- o cuándo obedecen a luchas internas del gobierno con la bendición de la todopoderosa Iglesia Católica: así, en la manifestación ante el santo del trabajo en noviembre del año pasado, se vio a recoletos marxistas subir de rodillas las escaleras del templo de San Cayetano, patrono de los Desocupados, junto con un ministro militar. Leer más “El Vaticano a las Malvinas”

Un regalito errorista para navidad

El gobierno de la República Argentina nos hizo el mejor regalito sorpresa de navidad a pedido del Financial Action Task Force (literal: grupo de tareas de acción financiera… contra el lavado de dinero y el terrorismo internacional): sancionada por la mayoría de diputados y senadores que la mayoría de los argentinos votamos, una nueva ley reintrodujo ayer como delito el ambiguo concepto que fue utilizado por los nazis para etiquetar a las resistencias europeas en la Segunda Guerra Mundial, por el colonialismo inglés para condenar a los guerrilleros israelíes de fin de los 40,  por las dictaduras latinoamericanas para eliminar la disidencia armada o no armada, violenta o no violenta de los años 60-80 y por el establishment militar-finaciero global para combatir hoy a todos los enemigos del imperio. No acostumbro comentar en estas páginas sobre cuestiones de coyuntura política, pero esta no la puedo dejar pasar: los funcionarios y legisladores argentinos que defienden la ley parecen voceros de Lanusse, de Onganía, de Troccoli o de Bush, salvando las distancias y con perdón si alguien se ofende. ¿Ya se olvidaron que “terroristas ” también fueron los desparecidos de su misma generación? En fin, que en otro tiempo a esto se le llamaría una bajada de pantalones o de bombacha para tener “relaciones carnales”, un chiste de la  internacional errorista o un verdadero regalo de (t)error.

Once

La mejor historia que escuché sobre el Uritorco dice que en ese cerro no se oculta la ciudad al tiempo subterránea y extraterrestre de Erks, sino otra montaña. Es decir que desde la entrada de la supuesta ciudad, en una profunda grieta que habría en la cima, se vería otro cerro gemelo, otro valle, otro cielo. Y si uno, al llegar a la primera cima, descubre esa rajadura y se introduce por entero en ella, se insertará en un campo de fuerzas donde ocurrirá un cambio de centro de gravedad. Y podrá comenzar a ascender en vez de descender ese Uritorco gemelo de nuevo hacia su propia cumbre. No se repetirán exactamente todos los pasos, ni uno se cruzará con las mismas aves, pero el monte será idéntico aunque no análogo en el sentido de René Daumal. Leer más “Once”

La ilusión de unas islas

El ensayo de Néstor Perlongher de 1983 que hace unos días publicó en forma digital Golosina Caníbal recuerda la polémica acerca de la guerra y el exilio con el grupo editor de la revista Sitio, evoca un “lugar de resistencia al Estado, al fascismo, al machismo” -como dice la edición del blog- al tiempo que despliega una hermosa escritura hasta ahora sólo ubicable en papel impreso. De paso, el link a uno de los textos de respuesta de Ramón Alcalde.

Estábamos lejos de las remotas. ¡Y en compota! La penitencia de esa distancia (acaso, impenitente) nos ha estragado la escucha de esos glaciales ululares, derretidos, en esta calidez, reducidos a lo (sub)literario. Desde donde parecía más nítido cuán hondo los repliegues, los bordes de los fiordos (y aquí la mano lamborghiana: “La de dibujo era la mejor”) habían calado en la imaginación de los educandos. Nefandos, idus. Así, la inspectora de primaria, cuando arrebujada en sus tapados de piel de nutria, o foca, bajara del coche, vería resplandecer (ecos del himno sarmientino: “La niñez tu ilusión y tu contento…”) el mapa de un patriotismo infanto-juvenil, acneico (“Y en tu pecho, la juventud de amor un templo…”).

El tapado de piel de la inspectora les hubiera venido bien a los reclutas (sedentarios en un desierto del que no se deserta). Empero —obsesión de la buena letra-habrá de preferirse revestirlos de endechas (algunas a medio hacer, otras ya hechas).

Se discute, se va a las manos, por la posesión de unos desiertos (de los que al parecer no puede desertarse). Se despierta, en el desierto, el vate: legañoso, ilusiónase: “La guerra —imaginábamos— forzosamente nos dejaría en relaciones sociales nuevas (por momentos, las suponíamos triunfantes e inaugurales)”.

La identidad de este “nosotros” —ya que no del borgiano— es clara: es la de los firmantes del unitario Entredicho: Alcalde, Grisafi, Grüner, Gusmán, Jinkis, Savino.

El Entredicho se eleva fugazmente al didactismo, cuando revela que el Estado Argentino —”espectador neutral”— no ha conocido, en este siglo, guerras. Debe referirse, pensamos, a las guerras “limpias” (libradas, según las reglas de las artes marciales, entre Estados Soberanos). Leer más “La ilusión de unas islas”