La imposibilidad de una isla

El diario Tiempo Argentino publica una reseña de Estres de pez por Nicolás García Recoaro. La titula “La posibilidad de una isla en el Tigre”, la baja o copetea como “Memorias barrosas, manual de supervivencia, ensayo ecologista y delicado catálogo isleño con historias de amor, locura y resistencia” y, entre otras cosas, el autor señala que en el libro hay “historias de peces muertos, de contaminación por glifosato y del mal del sauce. Pero también de señoras que dejaron atrás la urbe mezquina y sostienen a pulmón una generosa biblioteca fluvial. Leer más “La imposibilidad de una isla”

La revolución sexual ha muerto, viva la revolución sexual

Viva la patria, la matria, la fratria (y la sororidad)! Repaso lo que escribí en mi diario el 25 de mayo de 1989, en casa de Milu, Victoria, frente al Estrecho de Juan de Fuca, isla de Vancouver: ella decía que no había tenido ninguna relación sexual desde hacía por lo menos un año. Tom Cooke tampoco; y sostenía que su hermano era célibe. Inger tampoco había tenido relaciones desde hacía años. El calvinismo ha triunfado sobre sus enemigos (la revolución sexual ha muerto, viva la revolución!). Por aquí siempre fueron puritanos, pero entre 1960-80, o en el medio de esas dos décadas uno tenía la impresión de que las cosas estaban cambiando (“for the times they are a-changing”). Habrá que sacarse el sombrero ante esta sociedad por su resistencia al cambio, por la profundidad y alcance de su represividad, por su capacidad de control mental en masa. La Moral se ha mantenido sólida –o mejor: se ha reconstruido- pese a tantos embates en su contra. Leer más “La revolución sexual ha muerto, viva la revolución sexual”

Estrés de pez

borde perdido editoraLas piezas que componen este libro son reescrituras de crónicas o “notas” en el sentido argentino y rioplatense del término, escritas durante el período en el que viví en una isla de Tigre, en el Delta del Paraná (2006-2016)… Este es más o menos el inicio del libro que acabo de publicar con Borde Perdido, editado con elegante diseño y arte de tapa de Sebastián Maturano y una simpática contratapa de Marie Miy en la que se lee lo siguiente: Leer más “Estrés de pez”

El Tata

el tata luis leonardiAsí lo conocían en el Marchini, ese arroyo de agua escasa, apenas navegable si hay viento norte, que llega o sale al Sarmiento cerca del muelle La Esmeralda, ahí donde el río cambia de nombre quizá por un error de cartografía, como él mismo decía. Un isleño típico, o sea, alguien que no nació en la isla pero se aquerenció a tal punto que solo podían sacarlo con los pies para adelante y las botas (de goma) puestas. Leer más “El Tata”

De votos, chantas y fanáticos

La manera descarada con la que se manipula el voto, se utiliza el valor simbólico de los porcentajes y se engaña a los votantes sería razón suficiente para dejar de votar. Esto siempre lo supieron los anarquistas pero, pese a provenir de una tradición familiar ácrata, de todas maneras puse mi voto en la urna en varias ocasiones que me parecieron bisagras significativas en la historia argentina.

La primera vez que voté lo hice por Héctor Cámpora, en quien muchos -aun sin ser peronistas- depositamos la esperanza de dejar atrás los golpes militares, respetar la voluntad popular, incluído el derecho al regreso de Perón, y sobre todo-como creíamos algunos menos- el derecho a vivir en una democracia en la que podría avanzar el proceso revolucionario, la liberación nacional y social y viceversa. Cuatro meses después de esa votación estaba instalada en el gobierno la ultraderecha, con Perón flanqueado por López Rega y el aparato de la futura Triple A.

De los preparativos de esa operación ni nos enteramos: casi no se difundió el hecho de que a tres semanas del 11 de marzo del 73 y menos de dos meses antes de asumir, el presidente electo mantuvo una larga reunión, de contenido secreto, con Perón, López Rega y el dictador Francisco Franco en el Palacio del Prado de Madrid: la noticia pasó”desapercibida” (desaparecida) en tiempos de entusiasmo por la primavera camporista. ¿Qué habrán hablado estos que iban a decidir nuestros destinos con aquel asesino que en esos mismos años ordenaba la ejecución de disidentes mediante la tortura del garrote vil?

Leer más “De votos, chantas y fanáticos”

24 de marzo: “Se equivocaban de departamento”

Por Osvaldo Lamborghini, rescatado en digital por Golosina caníbal:

El 24 de marzo (1976), los militares argentinos, y dale, tomaron el poder, o así, al menos: o así al menos -para decirlo todo- ellos lo creyeron. La verdad es que el poder lo tomaron los banqueros, los que, ¿los que?, como es tradicional en la Argentina, se pasan la vida rompiéndoles el (los) culos a los militares argentinos. Y gozan con ello: los militares argentinos y los banqueros (que se los cojen). Los militares. Argentinos, y los banqueros. Argentinos, y de cualquier otra nacionalidad, si es que existe -Dud, lo dudo- otra nacionalidad.

Leer más “24 de marzo: “Se equivocaban de departamento””

Fractura expuesta

Paloma Salvatierra

Una fractura de rótula a causa de una caída por escalera (de un estante alto donde había ciertos libros), me tiene con una pierna inmovilizada por varias semanas… pero puedo atender el teléfono, como ocurrió con esta entrevista que me pidieron desde el programa -oh, el azar- “Fractura expuesta”. Es de la AM 530, me preguntaron sobre la cocina de Cerdos & Porteños y el audio se puede escuchar por acá. La ilustración es del blog Elogio del vacío de Paloma Salvatierra.